Una loca historia épica


Hace mucho tiempo, en un país muy cercano, vivía un oso amarillo llamado Winnie, era muy goloso y dulce, pero se llevaba mal con sus amigos Tiger, Piglet, Igor, Sr. Conejo y Rito.
En una casa de caramelo y chocolate vivía un hombrecito de madera llamado Pinocho. Era muy hambriento, siempre quería comer carne humana para poder ser un niño de verdad. No se llevaba bien con Geppeto, su creador, porque él, Geppeto, quería un hijo de verdad.
Un día Pinocho estaba buscando un niño para probar en el bosque. Winnie estaba buscando miel en el mismo lugar. Sorpresivamente se chocaron la cabeza, y se dijieron esto:
- Perdón por golpearte... - dijo Pinocho. -
- No, no, yo pido perdón estaba distraído - contestó Winnie. -
- ¡No! Yo dije perdón. - grita Pinocho. -
- ¡No! Yo pido perdón. - reacciona Winnie. -
- Perdón por gritarte. - dice lamentándose Pinocho. -
- No, yo pido perdón por gritarte. - dice disculpándose Winnie. -
- Bueno te perdono. - dijo Pinocho. -
- Yo no. - contestó Winnie. -
- Upss, perdón por decir que no te perdono. - dijo Winnie. -
- Ok, está bien. - habló Pinocho. -
- ¡Gracias! - dijo emocionado Winnie. -
Después de la discusión, fueron a la casa de Pinocho. Charlaron con Geppeto y lo echó a Pinocho por aquella discusión en la que decía que él no servía para nada y que Winnie era el mejor. Pinocho estaba tan enojado que tiró a Winnie por las escaleras y cayó en la salamandra. El abuelo, Geppeto, le pegó una patada a Pinocho y lo sacó volando al bosque. Mientras tanto curó a Winnie.
Pinocho fue caminando hasta encontrar una casa cerca. Encontró una casa de ladrillos pintada de violeta donde vivían Tiger, Piglet, Igor, Sr. Conejo y Rito.
El muñeco de madera preguntó si podía entrar y le dejaron ingresar. Hablaron mucho tiempo sobre Winnie. Pinocho les contó cómo le robó la casa. Como a Tiger y a los demás les gustó su forma de ser, invitaron a Pinocho a quedarse a vivir allí con ellos.
Después de un mes se encontraron de nuevo Winnie y Pinocho. Hubo una guerra como nunca antes. Pinocho llamó a sus militares y Winnie hizo lo mismo. Pelearon durante mucho tiempo hasta que hubo 53 malheridos que quedaron en coma y 20 muertos. No hubo ningún ganador porque nadie pudo gritar: "¡Ganamos!".

Fin.

Autor: Tiago Luque.

UN AMOR DE LOCOS
Potter está en un laberinto para poder ganar la copa mágica y de pronto se encuentra con Alicia que estaba buscando al conejo blanco. Cuando se miran sienten que se conocen desde hace un montón; se escapan para estar juntos. Corrieron para todas partes. De repente aparecieron en un mundo extraño donde todo estaba en blanco y negro (que era el mundo de Manolito); les agradaba tanto el lugar que se quedaron unos días.
Ellos se cansaron de estar allí, se robaron un auto y se fueron a otra parte. La otra parte, a donde fueron, era un bosque muy lindo, con flores, arbustos y plantas carnívoras.
En un momento vieron a una persona y bajaron del auto para ver en dónde se podían alojar.
-Hola-dijo Alicia
-Hola, soy Gretel.
-¡Mucho gusto!-dijo Potter-Te quiero hacer una pregunta.
-Sí, dime-contestó Gretel.
-Bueno, te quiero preguntar dónde nos podemos alojar.
-Ustedes se pueden alojar en el hotel que queda en la calle Florida, tienen que doblar a la derecha, izquierda, derecha, derecho y llegarás.
-Bueno, muchas gracias.
-De nada-contestó Gretel.
Tuvieron un momento incómodo y de pronto por atrás de Gretel apareció una planta carnívora y se comió a la pobre Gretel.
-¡Salgamos de aquí¡-Gritaron Potter y Alicia, entonces los dos se subieron al auto pisaron el acelerador y salieron volando de allí. Luego llegaron al mundo de Winnie y Wendy, entonces cayeron del cielo Alicia y Potter.
-Hola vengo del pasado.- los saludaron Winnie y Wendy
-Bienvenidos.
-¿Qué hacen por aquí?.
-Vinimos a buscar un tarro de miel.¿Lo han visto?
-No, no lo hemos visto.
-Bueno gracias.
-Chau.Suerte,
Siguieron caminando y se cayeron a un pozo que los llevó a la era de los dinosaurios. Caminaron y caminaron hasta que un terodáctilo los atrapó y los llevó con su rey. Los encerraron en una jaula. Ellos trataron de salir muchas veces hasta que por fin lo lograron.
Deambularon días y días hasta que encontraron una linda casita-. Allí vivieron lastimados pero felices por siempre.

Autora: Renata Deluca.